Cuadro de texto: Cuadro de texto: Estilo en vanguardia ropa zapatos 
Diseños nuevos en ropa zapatos, zapatillas.
Perfumería el agente tango. Damas y caballeros.
Herencia de un tiempo ¡¿que ya se fue.
y hoy vuelve junto al Agente Secreto Tango.
Anhelos, Estilo. Sueños. 




Cuadro de texto:                                                              LA DIFERENCIA ENTRE UN SUEÑO Y UN DESEO
© EL AGENTE SECRETO TANGO.

Hablábamos hace unos días, y lo seguiremos haciendo, sobre cómo conseguir un sueño. Uno de los mejores consejos que creo que puedes seguir es ser tú mismo. Pero antes de ponerte a luchar por un sueño me gustaría que tuvieras claros una serie de conceptos ya que no es lo mismo hablar de sueños, que de deseos o de anhelos.

En algunos casos la linea que los separa es muy fina pero te hará determinar cómo actuar ante la frustración que te supone no conseguirlos, de momento. Cuando uno lucha por un sueño tiene que trabajar mucho para conseguirlo. Es casi la única manera de hacerlo y además tampoco está garantizado que al final lo consigas. A veces nuestros sueños dependen de factores que se nos escapan de las manos como por ejemplo el factor suerte.

De todos modos los sueños se cumplen y lo que aprendemos de las personas que lo logran y nos lo cuentan es que rendirse no es una opción y que sin trabajo no se consiguen las cosas. Hemos analizado varias vidas exitosas y cómo describen sus logros estas personas con éxito, y junto a lo que hemos aprendido ayudando a los demás y luchando en primera persona hemos escrito un libro con una serie de consejos que te vendrán muy bien para saber por donde tirar y para que no pierdas la motivación. Si quieres conseguir un sueño el libro que tienes que leer es Lucha por tus sueños, verás como obtienes nueva fuerza para seguir intentándolo.


SUEÑOS, ANHELOS, DESEOS, METAS…
¿Qué diferencia hay entre todos ellos?

Un sueño, que es la palabra que utilizamos habitualmente para referirnos a aquello que deseamos mucho que nos cambiaría la vida. En Verdadera Seducción, cuando hablamos de sueños nos referimos a aquello en lo que queremos convertir nuestra vida, lo que queremos ser. Puede que no sea la acepción más correcta de la palabra ya que un sueño es algo fantasioso y que suele ser muy difícil de cumplir.

Los sueños, por defecto, no forman parte de la realidad y son difíciles de cumplir.

Para muchos sus sueños no son fantasiosos, se pueden cumplir, si bien saben que es realmente difícil conseguirlos. Por eso es su meta de vida, que a la vez es un sueño.

Muchas personas tienen una pasión en su vida: la pintura, la canción, la literatura… y lograr vivir de ello, sería su sueño. No obstante la mayoría de la gente que tiene este tipo de pasiones y de sueños no da el paso de tratar de cumplirlos puesto que se los toma como algo imposible, como algo que nos pasa cuando imaginamos otras vidas, cuando soñamos, ya sea despiertos o dormidos.

Los deseos, son necesidades que tenemos a las que damos mucha importancia. Suelen ser difíciles de conseguir y necesitamos invertir tiempo, dinero y esfuerzo para conseguirlos. Pero no llegan a la categoría de sueños. No se van a convertir en nuestras metas. Un deseo es algo que nos gustaría tener, que nos aportaría satisfacción momentánea pero que en realidad no implica un cambio de vida. Hay deseos que no se pueden cumplir, de hecho la mayoría son así, pero nos los tomamos como imposibles con naturalidad.

Un ejemplo de deseo sería que nos tocara la lotería. Que pudiéramos vivir en una mansión con piscina en el jardín y en el interior… Todos tenemos deseos, pero como decía asumimos que no todos están a nuestro alcance.

Habitualmente los deseos son cosas materiales, cosas que con dinero podemos pagar. Junto a los deseos están los anhelos, aquellas cosas que nos hacen suspirar. Por decirlo de alguna manera es un deseo más profundo, pero también tenemos claro que no lo vamos a conseguir. Un anhelo podría ser conseguir a la chica de tus sueños. La deseas y anhelas poder tener una relación con ella. Eso sí se puede conseguir, no lo des por perdido fácilmente .
© Thai Jasmine (Smile..smile…Smile..)
Así pues la diferencia entre un sueño y un deseo es que el primero cambiaría tu vida ya que representa una pasión, sientes ilusión por él y crees que tu felicidad más íntima depende de él. Un deseo es algo que nos gustaría, que puede que cambie nuestra vida, pero que no forma parte de la felicidad íntima. Es decir: te toca la lotería y te vas a vivir a esa mansión y has cumplido tu deseo, pero como sueño no lo veo válido ya que te cambia como persona en el sentido que tienes más dinero, pero en realidad no has cambiado nada, no lo has conseguido con esfuerzo. La felicidad íntima de la satisfacción de lo conseguido con esfuerzo no se obtiene con esa mansión. Aunque vayas a ser muy feliz en ella. Es distinto un sueño de un deseo.

Muchas personas se toman los sueños y los deseos como sinónimos y de hecho es totalmente aceptable ya que cuando nos ponemos a soñar despiertos vemos esa mansión, nos la imaginamos… ¿verdad? Pero nosotros entendemos que un sueño es algo por lo que hay que trabajar, un anhelo o un deseo es una necesidad íntima de algo material, no es la consecución de un objetivo vital. Aunque cada uno tiene sus propios objetivos, claro.

Yo veo clara la diferencia entre sueño y deseo cuando me planteo metas. El sueño es una idealización, de acuerdo, pero seguro que puedes dividirla en fases que una vez alcanzadas te llevarán a la siguiente fase para estar un poco más cerca de tu sueño.

Si tu sueño es la mansión, una primera meta sería encontrar un buen trabajo, una segunda ahorrar un buen dinero y así hasta conseguirlo. Si puedes ponerle metas es que tu sueño es viable, que es más que un deseo. Cuando empiezas a poner metas es cuando trabajas de forma activa por tu sueño.

Me parece interesante este tema de las metas ya que muchas veces nos asustamos ante la inmensidad de nuestro sueño sin ser conscientes de que podemos alcanzarlo si creamos pequeñas metas y trabajamos poco a poco en ellas.
DEFINICIÓN DE
ESTILO
El concepto de estilo tiene su origen en el término latino stilus. La palabra puede ser utilizada en diversos ámbitos, aunque su uso más habitual está asociado a la apariencia, la estética o la delineación de algo.

Estilo
Ejemplos donde aparece el término: “Este edificio de estilo barroco fue construido en el siglo XVII y se destaca por su sorprendente cúpula”, “El nuevo disco tendrá un estilo más cercano al pop que al rock”, “El escritor boliviano es uno de los principales cultores del estilo pulp”.

Otro uso habitual de la noción de estilo refiere a la gracia de una persona o cosa, centrándose en lo elegante o distinguida que parece: “Juan tiene un estilo informal para vestirse”, “Te felicito: lograste decorar la casa con mucho estilo”.

Para la moda, el estilo es la tendencia o la corriente que predomina en una cierta época. El estilo, en este sentido, está formado por diversas cualidades y características.

Estilo también se utiliza en la informática: las hojas de estilo en cascada (Cascading Style Sheets, CSS según sus siglas en inglés) componen un lenguaje que se emplea para estipular cómo se presentará un documento que ha sido desarrollado en XML, HTML o XHTML.

Cabe destacar también que el Fiat Stilo es un automóvil que produce el fabricante Fiat y que fue presentado en julio de 2001.

El estilo en la literatura

La lingüística incluye una disciplina conocida como estilística que se encarga de analizar cómo el lenguaje se utiliza a nivel estético o artístico.

Al escribir, las palabras no bastan, deben ser colocadas de una forma determinada a fin de darle al texto el carácter que se desea y conseguir que el resultado de este trabajo sea satisfactorio.
Para poder desarrollar bien esta labor, por tanto, es primordial que el escritor tenga una gran noción del vocabulario de modo que sea capaz de conocer sus herramientas y de discernir qué palabra es adecuada para cada línea; de todas formas, siempre debe contar con un diccionario a mano para consultar cuando le sea necesario y realizar una labor más escrupulosa. Otra de las cosas a las que un autor debe prestar especial atención es a la utilización adecuada de los signos de puntuación. El problema principal en ellos es que no hay reglas absolutas y que muchas veces se confunde esta ambigüedad y se dan por concluidos textos que todavía deben ser muy trabajados. Una frase que no es puntuada correctamente difícilmente pueda comprenderse. Es importante también tener presente que la escritura es una forma de entrar en contacto con otras personas; el lenguaje nos permite una comunicación que para ser clara, concisa y natural precisa que el autor se encuentre con todos los sentidos en ella e intente crear algo original y sencillo ante todo.

Todos los escritores tenemos un estilo, en algunos casos no difiere en demasía del de ciertos autores con renombre, pero cada tanto ocurre que aparece un escritor que se muestra auténtico, cuyo estilo si bien puede tener similitudes con el de otros escritores, tiene características únicas.

Según Pascal cuando nos encontramos frente a un estilo natural nos sentimos embelesados y asombrados, porque entonces en vez de encontrarnos con un escritor nos estamos parando frente a un hombre o mujer. Sin embargo es necesario aclarar que no necesariamente un estilo natural es espontáneo, de hecho, algunos autores afirman que el lenguaje utilizado en la espontaneidad es el el más artificioso, mientras que aquel que suena natural es el producto de un arduo trabajo y no de una verborragia mal disimulada.

Es importante señalar también que uno de los retos de los autores noveles es encontrar el estilo perfecto, propio, pero perfecto, que sea único y que destaque por sobre los demás por el buen uso de los términos y por la persecución de una retórica necesaria pero nunca empalagosa.

Para cerrar esta definición queremos hacer énfasis en que dado que el término hace referencia a las características identitarias de un objeto, acción o trabajo, dentro de este concepto pueden incluirse las variaciones aquí citadas y muchas otras que de algún modo se encuentran relacionadas con la definición básica de dicho concepto.
La palabra diseño es un término de uso extendido en nuestro idioma y que empleamos para referir diversas cuestiones.

Actividad que une la creatividad y la técnica y que tiene por fin crear objetos útiles y bellos
Uno de los empleos más habituales de la palabra permite designar a aquella actividad que combina creatividad y técnica y que tiene por misión la creación de objetos que dispongan de utilidad y esteticidad.

La humanidad casi en su totalidad, hoy, le presta una especial atención al diseño, y por caso es que trata de estar al corriente de las novedades que constantemente se producen en esta área tan activa por cierto y que no para de proveer tendencias y soluciones en cada campo del diseño…

Son muchos y variadísimos los productos que en la actualidad buscan afianzarse en el mercado a partir de justamente diseños originales y súper elaborados, que marcarán la diferencia.

Básicamente, entonces, el diseño, supone el pensamiento de soluciones a un tema o problemática, en tanto, nos podremos encontrar con esta actividad en diversos ámbitos de la vida, tal es el caso de la arquitectura, la decoración, la ingeniería, la comunicación y las industrias.

A la actividad a partir de la cual se concreta el diseño se la denomina como diseñar y consiste en una tarea compleja, muy activa y que por supuesto demandará por parte del sujeto que diseña, conocido popularmente como diseñador, una importante cuota de creatividad, y por otro lado de habilidad técnica para poder plasmar la idea, las soluciones en productos, objetos.

... via Definicion ABC https://www.definicionabc.com/general/diseno.php
Google
“Que significa el numero 12”"Que sinifica el numero 3"